sábado, 21 de diciembre de 2013

La baja de Charles y la duda de Mina plantean un dilema en ataque

  La baja por sanción de Charles y la lesión sufrida en el hombro por Santi Mina en San Mamés reducen considerablemente las opciones de ataque de Luis Enrique y plantean al técnico celeste un espinoso dilema para el decisivo partido contra Osasuna que mañana despide el año en Balaídos. Rafinha y Mario Bermejo se perfilan como alternativas más plausibles para ocupar el centro del frente de ataque mañana antes los navarros.
La ausencia del brasileño era más o menos esperada. Como se sospechaba, el Comité de Apelación acordó ayer desestimar el recurso del Celta contra la segunda tarjeta vista por el artillero el pasado lunes en el Nuevo Zorrilla y confirmó el fallo previo de Competición que castigaba al futbolista celeste con un encuentro de suspensión. El club vigués ha decidido no recurrir fallo ante el Comité Español de Disciplina Deportiva (CEDD), con lo que el jugador será definitivamente baja frente a Osasuna.
A la ausencia de Charles se suma la duda de Santi Mina, que se lesionó el hombro izquierdo en un encontronazo con el Balenziaga durante el partido de Copa disputado el pasado jueves en San Mamés y será duda hasta última hora para el compromiso liguero ante los navarros.
Juan José García Cota, jefe de los servicios médicos del Celta, informó ayer de que el joven delantero canterano sufre una subluxación en su hombro derecho que deja en el aire su participación en el encuentro. "Hizo un movimiento forzado en rotación con el hombro y se le fue un poco hacia adelante. Tiene una subluxación, es decir, el hombro no se le ha salido del sitio pero le genera una molestia en entrenamientos y partidos. Y eso es lo que tenemos que valorar antes de decidir si puede jugar", describió el facultativo.
Cota explicó que el jugador se probará hoy -el equipo celebrará una última sesión de entrenamiento a puerta cerrada en el estadio de Balaídos- aunque seguramente la decisión sobre si finalmente si viste de corto no la tomará el técnico céltico hasta la misma mañana del partido.
Aunque, en el mejor de los casos, Mina llegará justo de fuerzas al choque y Luis Enrique no es partidario normalmente de contar con futbolistas "tocados", el jefe de los servicios médicos del Celta se mostró ayer optimista sobre las posibilidades de Mina. "En estos casos siempre es difícil hablar de porcentajes pero, si tengo que pronunciarme, yo creo que sí va a poder estar. El problema es que nunca vamos a saber si va a poder aguantar un partido completo con esta molestia", observó Cota, que descartó la posibilidad de que Mina jugase infiltrado. "Las infiltraciones las administramos cuando el dolor está localizado, como sucedió con el dedo de Oubiña. El problema de Santi es que puede generar un dolor articular difuso y en este caso es más difícil que la infiltración te saque del dolor", relató.
Las alternativas más probables de Luis Enrique para la posición de nueve que normalmente ocupa Charles son Rafinha Alcántara y Mario Bermejo.
El brasileño no es una opción natural, pero se trata de un futbolista versátil que puede jugar tanto en el medio campo como en cualquiera de las tres posiciones del frente de ataque. Rafinha ya ha ocupado esta posición esta temporada con el Celta, aunque con pobres prestaciones, ante el Getafe en el Coliseum Alfonso Pérez.
Más natural es la posibilidad de Mario Bermejo, si bien el artillero cántabro presenta el inconveniente de salir de una larga lesión y queda por ver si Luis Enrique lo considera preparado para disputar un encuentro desde el inicio. La decisión final corresponde al técnico, si bien el doctor García Cota considera que Bermejo puede afrontar ya en buenas condiciones un partido completo.
Menos probable parece que el preparador céltico opte por una tercera vía y dé una oportunidad a David Rodríguez, un delantero específico que comenzó el curso como alternativa para el banquillo pero que poco a poco ha ido desapareciendo de la vida competitiva del grupo y ha acabado por convertirse en uno de los descartes habituales de Luis Enrique, que no lo incluyó en la convocatoria para la Copa. El déficit de efectivos de ataque hace suponer, sin embargo, que el técnico contará con el punta talaverano al menos para el banquillo ante Osasuna.
Además de Charles es baja segura ante los navarros, por acumulación de amonestaciones, Hugo Mallo, aunque su ausencia no plantea tantos quebraderos de cabeza. Jony, a quien Luis Enrique reservó en Bilbao, se perfila como su sustituto.

Informacion facilitada Faro de Vigo

No hay comentarios:

Publicar un comentario