sábado, 21 de diciembre de 2013

El Octavio, a cerrar el año con buena cara

  El Academia Octavio pretende despedir el año luciendo la mejor cara de los útimos meses, que han sido complicados y llenos de incertidumbres alrededor del club. El conjunto de Quique Domínguez visita la complicada pista del Barakaldo en busca de la que sería su cuarta victoria consecutiva tras las victorias sobre el Benidorm, Teucro y Amenabar que le valieron para situarse a un solo punto del ascenso directo.
El Octavio ha dado evidentes muestras de mejora en las últimas semanas en las que ha mantenido su firmeza en As Travesas (donde ha ganado todos sus partidos) y rompió en Pontevedra ante el Teucro el maleficio que le perseguía en los partidos disputados a domicilio. En un campeonato tan igualado como es el de la División de Honor de Plata esa serie exitosa reforzó la situación del Octavio que se colocó en el tercer puesto, a un solo punto del Alcobendas que es el que en estos momentos tiene la plaza que lleva al ascenso (el líder, Barcelona B, no puede subir de categoría). Tras unos meses en los que el equipo ha estado más pendiente de la enfermería y de la inestable situación económica del club, verse en esa posición supone un aval de la profesionalidad de los jugadores que dirige Quique Domínguez y una inyección de ánimo para lanzarse en busca del objetivo del ascenso. El problema es que en una Liga tan apretada, los despistes se pagan muy caros. En estos momentos hay nueve equipos, la mitad de la categoría, en apenas tres puntos de margen. Una diferencia raquítica cuando solo faltan dos partidos para finalizar la primera vuelta de la primera vuelta. Quique Domínguez es consciente de la importancia del partido en Barakaldo, un buen equipo que es especialmente duro en su pista de Lasesarre. Y porque además irse con una victoria antes de las vacaciones "siempre es importante. Lo digo más de una vez y es que te vas de otra manera. Si lo haces tras una derrota te pasas el periodo de descanso dándole vueltas al último partido, por eso importa mucho hacerlo con un triunfo". Reconoce que el equipo "está en un buen momento. Venimos de varias victorias seguidas y hay que seguir en esta línea sabiendo que el Barakaldo es un equipo duro que no nos va a poner las cosas sencillas". Para este partido Domínguez tiene las bajas conocidas de Chantada y de Cerillo.

Informacion Faro de Vigo

No hay comentarios:

Publicar un comentario